Es la primera vez que se recogen datos sobre la siniestralidad laboral en el sector del trabajo autónomo, y los datos resultan alarmantes: en tan solo seis meses del presente año, 33 trabajadores por cuenta propia han perdido la vida realizando su actividad. Es un dato que ha revelado la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos. 

Desde el uno de enero todos los autónomos cotizan por accidente laboral y enfermedad profesional. Es por eso que se ha podido extraer una información que confirma que queda mucho por mejorar en la formación y prevención de riesgos laborales en el sector.

En este periodo, cinco de cada mil autónomos han sufrido un accidente laboral, sumando así un total de 15.696 afectados, de los que el 97,7 por ciento han sido de carácter leve, un 2,6% de carácter grave y el 0,2% ha sufrido un accidente mortal, es decir, 33 personas.

El sector de servicios, el de la construcción y la agricultura es donde más accidentes se han registrado, con un total de 6.188, 4.115 y 2.092 casos. Por lo tanto, solo estos tres sectores abarcan el 79% de la siniestralidad del colectivo. 

Siguiendo los datos, los trabajadores de entre 26 y 45 años son los que más se accidentan; de hecho, concentran casi la mitad del total. En cuanto a Comunidades Autónomas Navarra, con 777, Cantabria, con 773 y Asturias, con 739 han sido las más afectadas.

Esguinces, torceduras, fracturas cerradas y dislocaciones son los tipos de lesiones más frecuentes y el golpe o la caída la causa mayoritaria.