Los 47 abogados acusados de pertenecer al denominado ‘frente de cárceles’ o ‘frente de makos’ de ETA han reconocido este lunes en la Audiencia Nacional los hechos que se les imputan.

Los abogados han declarado el haber actuado bajo las directrices de la organización terrorista a la hora de dirigir al colectivo de presos con el fin de garantizar la cohesión y fidelidad a la banda tras el cese definitivo de la actividad armada de octubre de 2011.

En virtud del acuerdo de conformidad alcanzado con Fiscalía y acusaciones, la inmensa mayoría de los acusados aceptan condenas de entre año y medio y 2 años de prisión –la mayoría carece de antecedentes– por participación activa en organización terrorista. Los que sí tienen antecedentes cumplirán la condena en libertad vigilada. Todos aceptan también inhabilitación absoluta un año y medio más.

Los 47 abogados, acusados de delitos que van desde la participación activa en organización terrorista, colaboración y financiación del terrorismo hasta enaltecimiento y quebrantamiento de medidas cautelares, reconocen ahora la importancia que tenía para ETA la cohesión y fidelidad de los miembros del colectivo de presos hacia la organización terrorista y sus planteamientos estratégicos.

Con el acuerdo alcanzado entre las partes, el colectivo de abogados reconoce su integración orgánicamente en una estructura que dependía directamente de ETA, siendo todos sus miembros plenamente conscientes de esta situación y de qué actividades de asistencia jurídica y de recopilación de información que realizaban servían para complementar las actividades de la banda. Y así, admiten que era ETA la que definía las líneas generales que debían seguir para la defensa jurídica de los miembros del colectivo de presos.