En los Presupuestos Generales del Estado de 2019, el Gobierno ha dedicado una parte a la “lucha” contra la pobreza aguda en la que se encuentran más de 700.000 menores en España, lo que se traduce a que uno de cada tres niños está en riesgo de pobreza, y las “medidas” que ha tomado el ejecutivo consiste en una prestación destinada a las familias de estos jóvenes de 49 euros mensuales por hijo a cargo.

El Alto Comisionado para la Pobreza Infantil, del cual Pau Marí-Klose es el máximo representante, adscrito al Ministerio de Sanidad, hizo el pasado lunes unas declaraciones respecto a este incremento de las prestaciones: ‘’Las familias con menores en situación de pobreza severa pasarán de percibir 291 a 588 euros por hijo a cargo (lo que equivale a 49 euros al mes). El impacto es que 700.000 familias podrán ver aumentada la prestación a 588 euros, y esto provocará una reducción de la pobreza severa en un 12%. […] es un primer paso en una dirección novedosa y un punto de inflexión’’. Además, el Alto Comisionado ha prometido incrementar esos 588 euros de prestaciones hasta los 1800 en los próximos años.

En relación con estos Presupuestos Generales ‘’sociales’’, la ministra de Sanidad, Bienestar Social y Consumo, María Luisa Carcedo, ha querido sacar a relucir el incremento de hasta un 60% en los fondos destinados a Dependencia con el fin de paliar los atascos y errores que existen en las listas de espera sanitarias.

Una vez más, podemos apreciar cómo el Gobierno de turno finge aprobar y trabajar en medidas para el pueblo y los servicios públicos, pero esto no es más que una farsa destinada a acomodarnos a su gobierno, realmente volcado en satisfacer los intereses de quienes ostentan el verdadero poder en el país: las minorías financieras y los empresarios más adinerados, y mientras trata de “combatir” la situación de extrema pobreza en la que se encuentran más de 700.000 menores en España simplemente incrementando 49 euros al mes, con el pretexto de que se ajustan a sus posibilidades, el Gobierno de Sánchez sí se ha visto capaz de incrementar un 33% el sueldo a los expresidentes, retratándose nuevamente este “Gobierno del cambio”.