Los grandes bancos españoles vuelven a incrementar sus ganancias otro año más, llegando a los 16.676 millones de euros en 2018 globalmente, lo cual supone un crecimiento de 3.053 millones de euros con respecto al año anterior, y en España se sitúa en 6.802 millones de euros.

Este crecimiento también se ha visto reflejado en los despidos de los trabajadores desde 2008, siendo la media de 8000 trabajadores de este sector despedidos cada año.

Los beneficios de los seis grandes bancos del IBEX ascienden hasta los 1,9 millones de euros por hora y a 776.500 euros en España.

Todo este crecimiento se ha producido mientras cerraban miles de sucursales, despedían a decenas de miles de trabajadores mediante EREs y mientras que los sindicatos, como CCOO, quedaban impasibles o hacían pactos con la patronal vendiendo a los obreros.

Los grandes oligarcas sangran al pueblo trabajador obteniendo mayores beneficios y echando a más empleados año tras año, mientras a los trabajadores se les condena a trabajos precarios, a pluriemplearse o a estancarse en las colas del paro sin otra aparente solución que esperar y resignarse a una vida de miseria, o eso nos hacen pensar.