La empresa semipública Aena ha adjudicado contratos por un importe de 6,8 millones de euros a Airia Ingeniería y Servicios, es decir, una pequeña consultora con servicios de ingeniería en el sector aeroportuario presidida desde 2017 por Juan Ignacio Lema, expresidente del operador aeroportuario.  

Este caso de Airia, constituida en 2016 y que ya tuvo como accionista relevante a otro expresidente de Aena en tiempos de Aznar, Francisco Cal en concreto, no es el único caso de firmas de consultoría vinculadas a antiguos altos cargos del Ministerio de Fomento del que depende Aena. 

Solo han facilitado cifras globales de un periodo concreto que coincide con la llegada de Lema a su capital. Entre 2017 y 2019 se han firmado un total de 42 contratos por un importe de 6.824.000 euros. En la mayoría de casos comprobados se trata de servicios de asistencia técnica o de asesoramiento para planes estratégico o planificación de la economía. 

Aena asegura que sus procesos de contratación son públicos y transparentes, y se exigen unos criterios administrativos mínimos, una solvencia económica y técnica mínima y una calidad técnica mínima.

Lema es desde 2017 el máximo accionista de Airia con el 49,84% de las acciones. Los otros dos socios son sus hijos (1,16%) y el director general y fundador.

En conversación telefónica Lema niega ningún tipo de favoritismo en las adjudicaciones a su empresa, justificando que la mayoría de casos han sido a través de subasta. Su trayectoria laboral como ingeniero aeronáutico ha pasado por Aena como director del aeropuerto de Barajas, director general, adjunto a la presidencia y presidente en 2009. Intentó sacar a Bolsa la compañía durante su mandato, pero quedó descartada la operación.

A pesar de no dar importancia a las cifras de sus contratos con Aena, Lema reconoce que la empresa semipública es su principal cliente. 

Antes de él también fue accionista relevante otro expresidente de Aena entre 1998 y el año 2000, Francisco Cal.