El hasta ahora líder de la formación centrista Ciudadanos, Albert Rivera, ha anunciado a la ejecutiva nacional de su partido que abandona la política tras perder 47 escaños en la repetición electoral de este domingo.

Ciudadanos, ha perdido 2,5 millones de votos desde el 28A y su posición en el Congreso se ha vuelto residual al situarse como sexta fuerza política. Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, ha anunciado su dimisión en la Comisión Ejecutiva Nacional convocada para la mañana de este lunes en la sede del partido. Posteriormente, hacia las 12 del mediodía, ha comparecido ante diversos medios de comunicación para hacerlo oficial, en un gesto que el mismo ha definido como “Coherencia política “.

Rivera ha sido recibido por compañeros y simpatizantes del partido con una larga y cerrada ovación en la sala de prensa. Tras repasar los inicios del proyecto, el líder de Ciudadanos, visiblemente afectado, ha recordado los logros de su formación durante los últimos años. Además, ha adelantado que no solo pone su cargo a disposición del partido para que en la próxima Asamblea General Extraordinaria sea elegido su sucesor, sino también que renuncia a recoger el acta de diputado en el Congreso, que ocupará a partir de ahora Edmundo Bal, numero dos en la lista.

La dimisión se produce un día después del histórico batacazo electoral al que se ha visto sometido Ciudadanos: 47 escaños menos, quedándose con tan solo 10 de los 57 diputados cosechados en las elecciones generales del 28 de abril, cuando un acuerdo con el PSOE de Pedro Sánchez les habría permitido gobernar en coalición con mayoría absoluta.

Durante la mañana se han sucedido las criticas por parte de ex miembros del partido que acusaban a Rivera de fomentar el hiperliderazgo, establecer un ejecutivo favorable a su persona y abandonar las posturas centralistas, situándose junto a Vox y Partido Popular en el “bloque de las derechas”.

Del mismo modo, otros análisis señalan factores como la fallida promesa de renovación política, es especial en lo que a la corrupción se refiere, y un importante trasvase de votos de Ciudadanos a Vox, que ha dado la campanada al pasar de 24 a 52 escaños, logrando 3,5 millones de votos.