Este martes, a primera hora, Albert Rivera ha desvelado que ha pedido de forma “urgente” la celebración de una reunión en la Moncloa con Pedro Sánchez, con el fin de desbloquear la situación política y no llegar a un escenario de repetición de elecciones.

El líder de Ciudadanos planteó ayer una serie de medidas que, según dice, facilitarían una abstención tanto de Ciudadanos como del Partido Popular. Dichas medidas incluyen una serie de condiciones que, según afirma, desbloquearían la situación en que se encuentra la investidura del líder socialista. 

“Estamos todavía a tiempo, estamos in extremis, al límite, pero todavía hay tiempo”, ha insistido el líder de Ciudadanos en El programa de Ana Rosa, en Telecinco. “Si Sánchez se mueve, entonces hablaremos”. “Es él el que nos ha llevado a esta situación límite”, ha añadido Rivera.

En la misma entrevista, Rivera ha explicado que le va a plantear esta oferta al rey “con total transparencia”. “Le diré que, si Sánchez se mueve, yo estoy dispuesto a abstenerme para que el país no se bloquee”, ha añadido.

Este hecho supone un drástico cambio de actitud por parte de Albert Rivera, quien en la primera rueda de prensa que ofreció en el Congreso tras su regreso de vacaciones, la semana pasada, aseguró que sólo iría a la Moncloa para negociar la aplicación del artículo 155, pero no la investidura de Sánchez, como ya le había dicho en otra carta que envió al presidente en funciones. 

Sin embargo, el líder de la formación naranja le pide ahora a Sánchez reunirse para “abordar una solución de Estado que pueda poner a las instituciones de nuestro país en marcha y evite el coste político y económico de una eventual repetición electoral”, según dice en su nueva carta.

Pero para que Ciudadanos se abstenga, Sánchez tiene que comprometerse por escrito a cumplir las tres condiciones que Rivera puso sobre la mesa, que son: “devolver Navarra al constitucionalismo”; “aplicar el 155 en Cataluña” y una “rectificación en la subida de impuestos”.