Noelia Posse (PSOE), alcaldesa de Móstoles está en el ojo del huracán tras defender la designación de su hermana para llevar las redes sociales, ocupando un cargo público aunque eventual. No ha tardado la socialista en recibir las críticas de Ciudadanos por esta designación que parece hecha “a dedo” en el Consistorio.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Móstoles tuvo lugar  este pasado 29 de agosto, allí se voto a la nueva coordinadora de mensajes y redes sociales del Consistorio, un cargo de libre designación que se remunera anualmente con 52.000 euros.

Según se recoge en  el decreto de Alcaldía  este nuevo cargo creado será ocupado por la hermana de la actual alcaldesa, Laura Posse.

La nueva coordinadora según ha detallado  la regidora está llevando ya a cabo sus distintas tareas de comunicación, “apoyando a prensa”, y comenzará su funciones para dar “un empuje, un impulso, a la página web y a las redes sociales de este Ayuntamiento” para poder  “modernizarlo”.

Noelia Posee no ha reculado y ha defendido “la legalidad” del nombramiento de su hermana, así lo ha indicado: “Como sabéis, la ley permite nombrar a funcionarios eventuales para ayudar, en este caso para asesorar al Gobierno, y siempre los hacemos a la capacitación que tienen e incluso a la confianza”.

Contestando las críticas de  Ciudadanos, que  en sus redes sociales, han tildado este hecho de  “nepotismo”y han declarado públicamente  que: “El Ayuntamiento de Móstoles no puede ser una agencia de colocación para amigos y familiares del PSOE de Móstoles. 

“Stop dedazos”, Posee se ha defendido insistiendo en que “la ley no indica ni tasa como se debe de realizar”  estas designaciones, recalcando que se trata de funcionarios eventuales “que cesan cuando, en este caso, cesa la alcaldesa o cuando crean conveniente que deba cesar”.

Posse también ha defendido a su hermana cómo militante del PSOE : “tiene los mismos derechos y oportunidades que cualquier otro militante del PSOE en este caso”, insistiendo en que Laura Posse lo es desde hace varios  años y señalando  su “capacitación profesional”.

La alcaldesa ha seguido : “son puestos de funcionarios eventuales que tienen que ayudar a sacar la gestión de un Gobierno y que son cargos de confianza, como su nombre indica, de un alcalde, un presidente o un cargo político que se rodean de esas personas que, lógicamente, les genera esa confianza”. 

Sus argumento final ha girado en torno a que independientemente de si es familia o no, lo que han buscado desde el ayuntamiento es poder ayudar a los vecinos de la ciudad, y eso “lo cumplimos con el personal que creemos necesario, que esté capacitado y que sea de la confianza del Gobierno”.