Por primera vez desde su creación en 2014, el partido reaccionario VOX aspira a conseguir representación parlamentaria. Con esto hace público su programa político, y entre las medidas que plantean, estas son las más significativas:

● Suspensión de la autonomía de Cataluña hasta que se “resuelva” el conflicto del nacionalismo.

● Eliminar el Estado de Autonomías, creando un estado centralizado.

● Elecciones sin circunscripciones.

● Deportación de inmigrantes que delincan, tanto de los legales como de los inmigrantes ilegales.

● Derogación de la Ley de Violencia de Género sustituyéndola por la Ley de Violencia Intrafamiliar.

● Sacar de sanidad pública el aborto.

● Tasas fiscales fijas que disminuyen el porcentaje que deben pagar los sueldos por encima de 60.000 euros.

● Endurecer las leyes contra la ocupación.

● Leyes de protección de la tauromaquia y la caza como patrimonio cultural.

● Blindar el derecho a ser educado en español en todo el país.

En el programa, VOX incluye la total centralización del aparato del Estado, centralizando competencias como educación, sanidad… para conseguir el monopolio económico y político de la burguesía nacional y más reaccionaria de España a la que sirve VOX.

En materia de inmigración, vuelve a centrar el punto de mira en la criminalidad, con la finalidad de señalarles como los causantes de los problemas que sufren los trabajadores españoles, como ya acostumbran a hacer en sus xenófobos discursos, con la única finalidad de enfrentarnos.

En cuanto al problema estructural en nuestro país respecto a la violencia de género, en la que ninguna ley consigue poner freno, VOX no ve que exista tal violencia, pese a que en España ya llevemos 14 asesinatos por violencia de género en lo poco que llevamos de año.

Toros, caza, leyes contra el aborto, mejoras fiscales para los ricos, mano dura contra los ocupas… toda una serie de medidas reaccionarias que para nada suponen una mejora para la clase obrera de este país.

Este programa es la visibilidad del auge de la extrema derecha que se está dando en España y en Europa, en el que durante esta crisis han aflorado estos partidos populistas con un falso patriotismo, culpando a los inmigrantes trabajadores de los problemas del país, mientras engañan con su discurso populista, vemos como ninguna de estas medidas ofrecen una solución al paro, los desahucios, al trabajo precario, a las pensiones miserables, la desigualdad…