Los letrados dan el visto bueno a la última petición de Bildu de hacer público el expediente del torturador franquista Antonio González Pacheco, alias Billy “el Niño”, apoyados por el PSOE y Unidas Podemos.

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, ha señalado que tienen entre manos un Proyecto de Ley donde se procederá a regular la retirada de condecoraciones en casos de “conductas contrarias a los valores constitucionales”. Según confirman fuentes parlamentarias, el PSOE y los letrados han dado el visto bueno a la nueva petición de información de Bildu.

La anterior petición, en la cual se pedía la publicación de la hoja de servicios con todos los destinos del sargento, las medallas recibidas, los ascensos, sanciones, condecoraciones, etc. había sido rechazada por los votos en contra de Unidas Podemos en lo que supuso una de las decisiones más polémicas de la formación morada. Este martes, portavoces del partido admitieron su error y dejaron clara su posición al respecto al defender el derecho a que se vuelvan de dominio público los datos de relevancia pública, no los personales.

El pasado martes, cuando se produjo la petición formal de EH Bildu, los letrados de la Cámara advirtieron dudas sobre si se podía pedir la hoja de servicios de Pacheco durante sus años como policía franquista al ser datos personales y Echenique decidió no apoyarla. Desde Podemos, la rectificación se produjo después de que estos fueran reprendidos públicamente por la formación abertzale, que consideraba el voto negativo como una concesión al PSOE para mantener la estabilidad en el gobierno de coalición.

Un informe recabado por la vicepresidencia de Pablo Iglesias avala la publicación del historial completo del torturador. El auto defiende la prevalencia del derecho a la información siempre que sirva al interés público frente al derecho a la intimidad en los mismos términos que ha estipulado el Tribunal Constitucional, y alega que en este caso no puede argumentarse que la petición afecte a datos especialmente protegidos.

Los juristas consultados por la Vicepresidencia de Derechos Sociales argumentan que esta información está estrechamente ligada al derecho a la memoria, a la reparación de las víctimas del franquismo y al derecho a conocer el historial de funcionarios que participaron en los aparatos coactivos del Estado durante la dictadura, con el objetivo de esclarecer delitos de torturas y crímenes de lesa humanidad.

González-Pacheco llegó a ser número dos en la Brigada Político-Social, donde se hizo conocido por las palizas y truculentas torturas a los detenidos del franquismo durante los interrogatorios en la sede de la Dirección General de Seguridad. En 1977 pasó a ser inspector del Cuerpo Superior de Policía, integrado en la nueva Brigada Central de Información, tras la desaparición de la Brigada Político-Social.

En total, el más conocido representante de la represión franquista ha recibido 39 denuncias: tres en Asturias, seis en Valencia, ocho en Gipuzkoa y 22 en Madrid, pero ninguna ha prosperado hasta el momento.