Más de 50 personas han sido detenidas en la segunda jornada de protestas, y hoy suma el tercer día de protestas contra la sentencia del procés. El Gobierno planteará hoy la posibilidad de activar la Ley de Seguridad Nacional.

Las calles de las ciudades de Cataluña están viviendo un verdadero auge de conflictos con motivo de la sentencia de los líderes del procés a penas de prisión de entre nueve y trece años. Los CDR (Comités de Defensa de la República) han llamado a mantener lo que califican como “revuelta popular”, y llaman a la desobediencia tanto civil como institucional.

En la segunda jornada de protestas, los disturbios han tenido lugar sobre todo ante la sede de la Delegación del Gobierno de Cataluña. También ha habido interrupciones en el transporte de Cercanías y el AVE entre Canet y Sant Pol, y en las carreteras entre Lérida y Mollerusa el tráfico ha sido detenido por los manifestantes.

Se han contabilizado 157 barricadas con hogueras sólo en la ciudad de Barcelona, cuatro furgones de los Mossos han sido inutilizados, y 54 agentes de los Mossos y 18 de la Policía Nacional han resultado heridos. Entre los manifestantes, según El País, se ha atendido a más de 125 personas en los servicios de emergencia, y 51 personas han sido detenidas.

Pedro Sanchez ha llamado a reunirse con los grandes partidos opositores (PP, Ciudadanos y Unidas Podemos) para garantizar la seguridad en Cataluña, valorando la opción que proponen PP y Ciudadanos de activar la Ley de Seguridad Nacional.