Desde el último aumento de los precios de la vivienda en el año 2018, éstos han subido sólo un 0,7% en los primeros diez meses del año. Sin embargo, a nivel interanual los precios han sufrido un incremento del 5,4%.

De esta manera, Baleares se sitúa como la comunidad autónoma más cara en materia de vivienda con un coste de 3.122 € por metro cuadrado. Desde la crisis, el precio de la vivienda en las Islas ha crecido por encima de la media nacional, situándose en un 23,7%. Este crecimiento se ha visto influido por la revalorización del suelo en un 18,9%, también por encima de la media española.

El precio de la vivienda usada en Palma también ha registrado un incremento, tanto en comparación con 2018 como en la variación interanual, creciendo así un 0,6% y un 5,26% respectivamente. Así, con un precio de 3.171€ por metro cuadrado, Palma se sitúa como la cuarta capital de provincia más cara del país.

Aun así, parece que el precio de la vivienda en Baleares empezará a bajar a partir de final de año, después de que se haya “tocado techo”. Así lo explicaba Natalia Bueno, presidenta de los agentes de la propiedad inmobiliaria (API) de las Islas. Cabe recordar que, en zonas de alto poder adquisitivo de Baleares como serían Calvià, Palma o Ibiza ya se han superado los máximos alcanzados en la época del boom inmobiliario.

Esta situación, según aclaró Bueno, ha llegado a su límite y advierte de un “cambio de tendencia”. Además, habló también acerca de un sobrecoste en los precios para acceder a una vivienda que en Palma ya ronda el 30% y añadió que, además, en zonas como el Raiguer este sobrecoste debería descender entre un 10 y un 15 por ciento.