El pasado mes de mayo el Gobierno impuso a las empresas el registro de jornada de los trabajadores debido a los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del INE de los últimos tres meses. A pesar de esto, las horas extra no remuneradas no han descendido como se esperaba con esta nueva medida, sino que han aumentado un 10,5%.

El total de horas extra no pagadas del segundo trimestre de 2019 es de 37,9 millones. Esta situación afecta a más de 350.000 trabajadores, de los cuales el 90% no cobra absolutamente nada de estas horas. Este aumento es el mayor en un segundo trimestre desde hace 10 años, a pesar de la recuperación económica.

De momento no se están imponiendo multas a las empresas que, aunque no tengan el registro de las horas, demuestren que están negociando su implantación con los trabajadores o que están trabajando en ello.