Según el estudio que ha realizado el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, siete de cada diez sentencias fueron condenatorias en 2018. Esto trae un aumento interanual del 3,1% en las condenas por violencia de género en los juzgados con un récord histórico anual del 70,45%.

A su vez, también se ha producido un aumento de las órdenes de protección tanto de las solicitadas como de las concedidas.

Otro aumento se ha producido en el número de denuncias presentadas con una subida del 0,4% y un incremento del 0,2% en el número de mujeres víctimas de violencia de género en el global de las denuncias presentadas. Durante el último año los juzgados españoles han recibido 166.961 denuncias por violencia de género comparada con las 166.263 de 2017. Las denuncias por violencia machista fueron 158.590, de las mujeres extranjeras, que fueron 49.904, se aumentó un 31.5%.

Solo algo más del 69% de las denuncias fueron presentadas por la propia víctima mediante diferentes medios y el porcentaje de denuncias presentadas por familiares alcanzó algo más del 4%. Desde distintas asociaciones se continúa señalando que el actual sistema es incapaz de llevar a cabo medidas de transformación profundas para acabar con este problema de raíz.