Desde el comienzo de 2020 hasta febrero han fallecido 120 trabajadores, lo que supone una subida del 29% respecto a los datos del mismo periodo del 2019.

Estos son los datos que ha aportado el Ministerio de Trabajo y Economía Social; sin embargo, explican que debido a los retrasos administrativos por el coronavirus los resultados podrían variar.

Las muertes durante la jornada laboral han aumentado hasta las 96, un 31’5% más que en el mismo mes de 2019. Mientras que las restantes corresponden a los siniestros producidos “in itínere” (de camino al trabajo), que también se incrementan un 20%.

Respecto a los accidentes laborales, el total hasta el mes de febrero es de 94.209, un 3’7% respecto al año pasado. De estos, 81.535 ocurrieron durante la jornada de trabajo y 12.675 in itinere , lo que significa una caída de un 4% y un 1’8% respectivamente.

Se contabilizan 80.797 accidentes leves con baja en el lugar de trabajo y 641 de carácter grave, lo que supone un aumento del 3’7%. Dentro de los producidos durante el trayecto del puesto de trabajo a casa y viceversa, los leves fueron 12.495 y los de gravedad 156. Además, según los datos de Trabajo tuvieron lugar 100.371 accidentes por los que no hubo baja médica. La mayoría de estos accidentes son resultado del sobreesfuerzo físico o golpes contra objetos.