Avalancha miseria
Fuente: Navarra información

Este martes se produjo en la frontera entre Marruecos y Ceuta una avalancha de 400 inmigrantes que trataban de cruzar a España. La zona por la que han accedido es por donde pasan mercancías por las mañanas en dirección a Ceuta. Al alertarse, la Guardia Civil ha tenido que parar los controles para reducir a los que estaban tratando de rebasar la frontera, cosa que no han conseguido y estas 400 personas han logrado entrar en territorio español.

En el año 2017 fueron más de 400.000 extranjeros, los que se vieron obligados a huir de sus hogares para entrar en España, fruto de la situación de miseria generalizada que se vive en estos países vendidos a los grandes monopolios y grandes empresas extranjeras, la mayoría de los cuáles pasan o están pasando por conflictos armados dentro del propio país propiciados por la disputa de sus recursos naturales, conflictos en los que España juega un papel importante para poder tener su trozo de pastel a repartir.

La agudización de estos conflictos en África, junto con el interés de los empresarios de nuestro país por conseguir mano de obra barata, provoca un aumento de la inmigración – un 18% mayor que en el 2017 por estas fechas -, a pesar de que las condiciones para emigrar no son mejores.

Lejos del “sueño europeo”, lo que encuentran los supervivientes del, cada vez más rojo, Mar Mediterráneo, es exclusión, CIE’s, explotación infrahumana o la persecución por parte de los cuerpos de seguridad, como el caso de los manteros de Lavapiés. Y eso en el mejor de los casos, pues en el 2017 murieron más de 3.000 inmigrantes en el mediterráneo, tratando de llegar a nuestra costa, donde, a pesar de las “auto-medallas” de nuestros Gobiernos, como con el caso Aquarius, imágenes como la del niño sirio en la arena de la playa, siguen siendo algo habitual.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube