De esos 1.200 millones que ha reclamado Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, se estima que 1.000 millones irán destinados a reforzar la sanidad, 100 a los servicios y prestaciones sociales para gestionar la crisis y otros 100 a educación.

La propuesta ha surgido en la reunión telemática que ha tenido lugar entre Sánchez y los presidentes de las Comunidades Autónomas entre otras sugerencias como que los ayuntamientos puedan utilizar su superávit para hacer frente al virus en lugar de verse obligados a amortizar deuda de forma anticipada así como adelantar los 127 millones previstos para todo el 2020.

Además, ha propuesto “un fondo nacional que recupere el retraso en la resolución de asuntos en los tribunales de Justicia”. Ayuso también ha denunciado la falta de material sanitario por parte del Gobierno, que ha sido de “cero” en el caso de los respiradores, pese a ser “imprescindibles”, ha señalado la Comunidad de Madrid en un comunicado.

Respecto a las medidas económicas, ha pedido que se suspenda la cuota de los autónomos y ayudas directas para las empresas que garanticen liquidez y ha solicitado que se refuerce el orden público para que las Fuerzas Armadas garanticen “la seguridad en el enclave de la Cañada Real”.

Las cifras publicadas por el Ministerio de sanidad destacan que Madrid cuenta con 3.082 fallecidos desde el inicio de la pandemia y más de 22.000 contagios.