Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, propone eliminar las licencias urbanísticas para reactivar la economía en la región, sustituyéndolas por declaraciones responsables.

Esta idea ya se aplica desde 2012 para las actividades comerciales, y en este sector supondría que para ejecutar una obra no se tendría que esperar a la autorización pertinente, que suele tardar una media de 12 meses. Posteriormente, habría una inspección administrativa.

Según Ayuso, con este mecanismo tanto los ayuntamientos como los particulares no perderían el dinero ni el tiempo.

Asimismo, impulsará la flexibilización de usos. Es decir, que un hotel pueda ser transformado en un bloque de pisos para vivienda.

Según Mariano Fuentes, delegado de Desarrollo Urbano del ayuntamiento de Madrid, la medida ya se planteó en el mes de octubre. Añade además que hay una normativa estatal y otra autonómica que dejan muy claro el ámbito de actuación del procedimiento de declaración responsable.

En pararelo, se creará un equipo de inspectores para llevar a cabo visitas “in situ” con el objetivo de desbloquear 1.300 licencias de primera ocupación, que actualmente están paralizadas.

La idea del ayuntamiento es presentar en la Asamblea Regional la propuesta de modificación de la Ley del Suelo para su tramitación mediante lectura única. De este modo, podría entrar en vigor este verano.

Aun así, la coalición de gobierno en la región no tiene mayoría suficiente para aprobarla. En caso de su aprobación, se volvería a basar la economía de la región en el sector de la construcción.