trump bolton eeuu china
Fuente: perfil.com

El 12 de Junio tuvo lugar un encuentro entre Donald Trump, presidente de EEUU, y Kim Jong-un, líder norcoreano, del que nacieron una serie de acuerdos conjuntos, la llamada Declaración de Singapur. Por su parte, Trump se comprometió a detener todos los ejercicios militares que tenía junto a Corea del Sur en territorio norcoreano. A su vez, el objetivo de Corea del Norte residía en eliminar cualquier tipo de equipamiento o instalación nuclear de su país.

Desde entonces, aún no se ha alcanzado ninguna“estabilidad’’ y, las recientes declaraciones del asesor de Seguridad Nacional estadounidense, sólo han hecho que aumentar una vez más la tensión entre los dos países.

El pasado 7 de Agosto, John Bolton acusó públicamente a Corea del Norte de no haber iniciado en ningún aspecto la desnuclearización del país: ‘“Loque necesitamos realmente es no más retórica. Lo que necesitamos son acciones’’. Además, advirtió que se veían obligados a ejercer la máxima presión con el objetivo de que se cumpla el pacto y anunció que estaban dispuestos a reunirse nuevamente.

Las críticas a las respectivas gestiones fluyen desde ambas partes. Mientras EEUU acusa a Pyongyang de no haber cumplido sus promesas, Corea del Norte señala la precaria actitud estadounidense a raíz de la falta de disposición a la hora de crear una confianza recíproca. Y es que el 22 de Junio, Trump prolongó un año sanciones en su contra.

Estas sanciones, además de contra el programa nuclear y de misiles acorde a lo que giraba la Declaración de Singapur, responden a supuestos ataques cibernéticos y a la violación de derechos humanos, acusaciones que el propio Gobierno norcoreano rechaza y tacha de falsas.

Asimismo las declaraciones de Bolton tienen lugar justo cuando Corea ha comenzado a adoptar medidas tales como la suspensión de pruebas nucleares y lanzamiento de misiles o el desmantelamiento de un campo de pruebas.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.