botín iglesia franquista
Fuente: eldiario.es

Con la reciente noticia de que la iglesia se está ahorrando 66.000 euros de Impuesto de Bienes Inmuebles gracias a un solo templo en Zaragoza, se ha hecho mediático la necesidad de replantearse por qué esta organización goza de tantas comodidades en nuestro país y sociedad.

Actualmente, y por una ley vigente desde el franquismo, el Concordato está exento de las aportaciones tributarias sobre sus bienes inmuebles. Esto es, no ha de pagar impuestos por los templos, catedrales y lugares de culto en su posesión. Por ejemplo, tan solo a la Basílica del Pilar se le perdona un pago anual de 132.908,72 euros.

Con todo, se obtienen unas cifras alarmantes cuanto menos. Tan solo en Zaragoza casi 4 millones de euros no llegan a las arcas públicas gracias a este “privilegio”, que en Madrid, les ha ahorrado 45 millones de euros en los últimos ocho años.

Sin embargo, que la iglesia no pague impuestos no quiere decir que no obtenga beneficios. Es más, recauda varios millones al año, de los cuales, una parte sustancial se obtiene del alquiler de pisos e inmuebles, es decir, dinero no le falta.

En este país, las iglesias se benefician de una ley franquista que afecta de manera directa a las recaudaciones públicas y nadie hace nada por cambiarlo, además, durante más de 40 años, se lleva apoyando en el silencio cómplice de los partidos políticos del Gobierno.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.