El pasado miércoles Bruselas advirtió a los países europeos que la crisis provocada por el COVID-19 incrementará los niveles de pobreza y exclusión social, y matiza que especialmente aumentará entre las familias con hijos.

Ha recomendado al Gobierno de España que refuerce los sistemas de ayudas y/o subvenciones a los hogares y mejore la capacidad de las rentas mínimas.

“El informe que Bruselas ha publicado para España está marcado este año por el impacto del COVID-19 y, en línea con la suspensión de las reglas fiscales, no exige ajustes al Gobierno a corto plazo para reducir el déficit y la deuda”, sabemos por lo publicado en el diario Europa Press.

De todas formas, Bruselas también avisa a España de la apremiante necesidad de ajustar en el medio plazo las cuentas públicas, una vez podamos dar por superada la emergencia sanitaria, que evidentemente ha tenido impacto sobre nuestras economías.

“Cuando las condiciones económicas lo permitan, España debe perseguir políticas para conseguir posiciones fiscales prudentes en el medio plazo y garantizar la sostenibilidad de la deuda, al mismo tiempo que se refuerzan las inversiones”, concreta así Europa.