El Gobierno español ha pedido a la Comisión Europea que revise de forma “urgente” las medidas de protección del sector siderúrgico en la Unión Europea una vez se produzca el Brexit, para reaccionar y adaptarse de esta forma lo antes posible a los cambios que esto traerá, con el fin de proteger el mercado del acero en la UE.

Esta petición ha sido enviada por la ministra de industria, comercio y turismo en funciones Reyes Maroto este 8 de octubre, a la comisaria europea de comercio, Cecilia Malmström. En esta carta, la ministra española señalaba que dicha cuestión era “de gran interés para España” por la importancia de este sector y las dificultades que ha tenido.

Cuando habla de dificultades, la ministra se refiere a las medidas tomadas por Trump en julio del pasado año, de aumentar los aranceles del acero importado un 25%. Esto provocó el desvío del comercio del acero hacia Europa, haciendo que en Europa entrase acero de otros países a menor precio que el que se producía aquí.

Por este motivo, la UE aplicó aranceles del 25% a la importación, en caso de que aumentase la media de otros años. Y es precisamente estos términos lo que España quiere negociar, aprovechando el Brexit.