La Comisión Europea asegura que este presupuesto supone un riesgo importante de incumplimiento de las exigencias del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

La Comisión Europea publicó este miércoles su evaluación sobre el Plan Presupuestario 2020 que el Gobierno en funciones de España remitió el pasado 15 de octubre, en el que la autoridad europea advierte del riesgo de incumplimiento de los objetivos de déficit y deuda para el próximo año si no se aprueban ciertas medidas.

A pesar de que Bruselas toma nota de que la situación política le complica a España sacar adelante las cuentas para 2020, su veredicto es que “el borrador del proyecto presupuestario de España corre el riesgo de no cumplir con las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento”.

El plan enviado en octubre preveía un déficit público del 1,7% del PIB para 2020, seis décimas por encima del 1,1% que el Gobierno había calculado para el caso de haber llevado a cabo las medidas previstas en el proyecto de Presupuestos de 2019, como la creación de las tasas Google y Tobin, la subida del IRPF a las rentas más altas o la instauración de un tipo efectivo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades, entre otras medidas.

Bruselas le pide a España que apruebe cuanto antes un presupuesto que sea real y que pueda llevar a cabo las reformas que necesita el país. Además, exige que estas cuentas se envíen tan pronto como sean aprobadas para su pertinente revisión por parte de la Comisión Europea.

A pesar de las discrepancias con Madrid por la tasa de crecimiento prevista, Bruselas no expresa una gran preocupación por la salud de la economía española, que seguirá la tendencia desacelerativa, pero expandiéndose por encima de la media de la zona euro.