Este lunes, Valdis Dombrovskis, en posición de vicepresidente económico de la Comisión Europea, confirma que ésta baraja emitir deuda europea para financiar el plan de recuperación, con el que el bloque pretende relanzar su economía una vez demos por superada la pandemia ocasionada por el COVID-19, tal y como proponen países como Francia o España.

Así lo ha asegurado en su intervención ante la comisión de Política Regional del Parlamento Europeo, que éste será el planteamiento que Bruselas transmitirá en la cumbre de este jueves 23 de abril a los jefes de Estado y de Gobierno, y así los líderes debatirán detalladamente la estrategia europea de recuperación.

El letón, siendo el máximo responsable, explica que “todavía deben discutirse cómo serán esas emisiones (de deuda) exactamente. Pero el concepto en cualquier caso es que las usemos para financiar nuestra respuesta y nuestra recuperación”.

Precisamente con esta finalidad, prosigue aclarando Dombrovskis, el próximo Marco Financiero Plurianual (MFF) debe elevar su “capacidad de financiación” por encima del nivel en que está actualmente, en el 1’26% de la renta nacional bruta (RNB). Este es el “margen” que utilizará Bruselas para acudir a los mercados, de todas formas, no se ha detallado si la forma de distribuir este dinero será como subvención o como un préstamo al estado miembro.

“Así, la emisión de deuda europea por parte de la Comisión se perfila como la solución de consenso entre la capitales del bloque. Supondría utilizar una posibilidad que ya existe (se utilizó un mecanismo similar en los rescates de Portugal e Irlanda) en lugar de crear un instrumento nuevo de deuda” explica y concreta el periódico español Europa Press.