Se trata del mayor desplome trimestral desde que existen registros en la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística (INE), que arranca en 1970.

La caída del 5’2% superó con creces a los peores datos hasta ahora, la mayor caída trimestral del PIB era la del primer trimestre de 2009 (-2’6%), pero ha sido superada por el efecto que ha tenido la crisis del coronavirus sobre la economía a nivel mundial.

Por otro lado, se espera que la situación se agrave ya que en el segundo trimestre, que abarca el periodo abril-junio, se verá afectado de lleno por la paralización de numerosas actividades económicas como consecuencia de la declaración del estado de alarma, dejando al país a las puertas de una nueva recesión económica.

El consumo en los hogares también atravesó una contracción sin precedentes cayendo un 7’5% mientras que el gasto público se disparó a niveles de 2008. La inversión, por su lado, registró en el primer trimestre su mayor caída en once años (desde el segundo trimestre de 2009), al retroceder entre enero y marzo un 5’8%.

El INE explica que la situación provocada por el coronavirus en España y el impacto de las medidas adoptadas para la protección de la salud de la población desde el pasado mes de marzo introducen “una dificultad extraordinaria para la medición de la evolución económica del conjunto del trimestre”, aunque reconoce que la destrucción de empleos también ha alcanzado niveles importantes.