Este pasado domingo Pablo Casado hizo muestra de su desesperación durante un mitin en la parroquia de Nemenzo, a las afueras de Santiago de Compostela. El presidente del Partido Popular, tras agotar el “recurso” de Cataluña, recurrió al terrorismo de ETA para rascar votos, pidió a los asistentes del mitin imaginar que eran víctimas de la banda terrorista.

Después preguntó “Aquí hay más de mil personas. Pues la banda terrorista ha matado a 800. ¿Os imagináis ver estas dos carpas […] que prácticamente todos los que estáis aquí sentados sois tantas personas como las víctimas de los criminales de ETA?”. “Esos etarras, esos herederos de Batasuna, son los que ahora dicen que ha merecido la pena; que nunca habían mandado tanto en España, que desde que Sánchez tiene que llamarles por teléfono para rogarles que aprueben sus reales decretos”.

Ante las inminentes elecciones generales que se celebran este 28 de abril y la pésima situación en la que se coloca al PP en las encuestas, dándoles los peores resultados de su historia (con menos de 100 diputados), Pablo Casado recurre al chantaje para rascar votos; esta vez, a las víctimas de ETA para hacer su campaña electoral.