Desde la Conselleria de Salud de Cataluña y el Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) se ha remitido un documento en el que desaconseja a los profesionales sanitarios ingresar en la UCI a las personas mayores de 80 años con COVID-19.

El comunicado, que tiene como objetivo hacer recomendaciones a los sanitarios para que no se colapse la UCI, han recalcado que “hay que limitar el esfuerzo terapéutico a los pacientes mayores de 80 años, priorizar la atención a los que más se puedan beneficiar, en términos de años de vida salvados o máxima posibilidad de supervivencia”.

Además, aconsejan no proporcionar ventilación mecánica y dan como alternativa un tratamiento donde “reciban solo oxigenoterapia; una mejora de la oxigenación si en 15 minutos de tratamiento presentan saturación de oxígeno y la administración de morfina o midazolam para paliar la sensación de disnea”.

En el caso de pacientes de entre 75 y 80 años, se aconseja el mismo tipo de tratamiento a los que se encuentren en un estado de vulnerabilidad o fragilidad. Mientras, respecto a los menores de 75 años se evaluará el uso de ventilación mecánica a aquellos “con problemas crónicos bien controlados, sin limitaciones funcionales y que practican ejercicio en forma de andar”.

Este documento, en el que se pide a los sanitarios “valorar la adecuación de la derivación de los pacientes con coronavirus al hospital basándose en criterios de funcionalidad y pronóstico”, se publica con un 84% de las camas de la UCI de Cataluña ocupadas con ingresados por COVID-19.