La patronal pretende organizar charlas y sesiones informativas para profesionales de la medicina familiar para darles a conocer los costes económicos que tienen las bajas por gripe, constipado, migrañas o depresión. 

De esta forma, los empresarios tienen como objetivo actuar como un grupo de presión ante los médicos de familia, para poder informar de los costes que se generan por las ausencias de los trabajadores. 

Así lo recoge un documento interno de la CEOE en el cual se apuesta por “fortalecer la sensibilización” de los profesionales mediante reuniones y jornadas informativas que les permitan conocer el impacto económico de las bajas por enfermedades “comunes” y “de corta duración”. 

Unas afecciones comunes que generan un coste de 7.000 millones para las empresas españolas, según informa el medio económico Expansión.

Además, los empresarios pretenden también que el próximo Gobierno revise la normativa que permite a los médicos unificar en un sólo acto la baja y el alta de menos de cinco días.

Y eso no es todo, pues la patronal desea eliminar la obligación empresarial del pago de la prestación de incapacidad temporal derivada de enfermedades comunes desde el cuarto hasta el décimo quinto día de baja”, porque afirman que “supone una penalización -para la empresa- difícilmente justificable puesto que comporta pagar el coste de una indemnización cuyo riesgo se ha asegurado previamente a través de la cuota correspondiente”.

Según la CEOE el nivel de absentismo laboral por horas perdidas equivalió el pasado año 2018 a que 753.000 trabajadores no fuesen a trabajar ni un día en todo el año. Además, la Seguridad Social y las mutuas gastaron 7.498 millones de euros el año pasado. Por tanto, en total, el pasado ejercicio económico las empresas dejaron de producir bienes y servicios por valor de 70.741 millones de euros. 

Por estos motivos, la patronal cree necesario presionar a los médicos de familia para que las bajas laborales no ralenticen el crecimiento de sus beneficios individuales.