El Gobierno de Ceuta, encabezado por Juan Vives del Partido Popular, prepara una petición al gobierno central para que estos asuman la que consideran una “situación de emergencia” provocada por una “entrada masiva” de Menores Extranjeros No Acompañados (MENA).

Según el Ejecutivo local, estas cifras habrían aumentado un 70% a lo largo de los últimos cuatro meses. Esta declaración en proceso alegará que consideran “necesario y urgente” una “demanda de socorro” hacia al estado central para que, teniendo en cuenta las limitaciones, “adopte las medidas que sean adecuadas para resolver la situación de grave crisis y de emergencia que, en relación con la problemática de los Menores Extranjeros No Acompañados, sufre nuestra ciudad”.

El ejecutivo de Ceuta asegura que se ha pasado en cuatro meses de 250 a 420 casos de menores entrados de forma irregular en la zona. Argumentan también que debido a ello muchos menores, que cifran en alrededor de unos 300, viven en condiciones precarias y sin un techo.

A esto añaden que su centro de realojo temporal por cuestiones de capacidad no puede acoger a todos los menores afectados, quedándose estos viviendo en la calle en situación de total vulnerabilidad.

El texto, aprobado por todas las fuerzas políticas locales, pretende que este fenómeno migratorio de menores no acompañados se considere “propio de la inmigración irregular”, que es competencia de la Administración General del Estado y deje de considerarse pertinente al área de menores, que sí es competencia de la Ciudad.