El grupo de “los chalecos amarillos” salió este sábado a las calles con motivo de la realización de cuatro marchas en el centro de París después de anunciar que se van a presentar a las elecciones europeas. La marcha estaba programada desde las 10:00 hasta las 17:00 en la Plaza de la Bastilla y otra con inicio a las 12:30 y con el mismo destino. Una marcha más ha sido en solidaridad de los “chalecos” desde los territorios de ultramar hasta la Bastilla.

Además de estas marchas hay un par de concentraciones más para rendir homenaje a las víctimas desde el inicio del movimiento, aparte de crear un espacio para que los “chalecos” lleguen a un acuerdo para reclamar “sus reivindicaciones reales”.

Desde hace 11 semanas los “chalecos” han criticado las políticas del presidente francés, Emmanuel Macron, que empezó subiendo los precios sobre ciertos combustibles. El pueblo francés ha visto la falta de una solución real a las demandas de los “chalecos” y cree que el presidente no estará a la altura del problema. Macron ha utilizado un largo despliegue de antidisturbios equipados con pelotas de goma para intentar parar estas movilizaciones, lo cual inevitablemente ha conducido a disturbios mayores.

Las demandas de los chalecos amarillos van desde salir de la UE y la OTAN hasta eliminar la pensión vitalicia de los expresidentes. También intentan acabar con la explotación que producen las empresas francesas en otros países prohibiendo la deslocalización y los lobbies. Continúan así, tras cierta pérdida de intensidad en las movilizaciones, buscando soluciones a una crisis económica que ha golpeado con especial dureza los últimos años a la clase obrera.