Se han registrado 12 infectados en las pasadas 24 horas, diez de ellos de carácter local y los otros dos “importados” del exterior.

Las autoridades sanitarias chinas precisaron que el repunte se ha producido en la provincia de Jilin, situada al noroeste, vecina de la de Heilongjiang, donde en las últimas semanas se produjo otro repunte debido al influjo de ciudadanos chinos que regresaban desde Rusia, lo que provocó que varias ciudades de la provincia elevaran su nivel de respuesta de emergencia a alto.

Por otro lado, otro de los casos se ha registrado en la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei, donde apareció el coronavirus por primera vez. Esto ha hecho saltar las alarmas sanitarias ya que la ciudad llevaba más de un mes sin registrar casos nuevos y la presencia de un nuevo infectado podría suponer un ligero aumento a medio plazo.

China ha convertido en su prioridad la eliminación de casos procedentes del exterior, por lo que, desde el 28 de marzo, se ha establecido la prohibición de entrada al país de los extranjeros y el cierre de la frontera con Rusia. Asimismo se calcula que todavía hay 900 personas bajo vigilancia a espera de la realización de pruebas o de su alta del ingreso hospitalario.