Un alto cargo del Ministerio de Sanidad de China ha indicado este viernes que las autoridades del país prevén obtener la vacuna del COVID-19, la enfermedad provocada por el coronavirus, a principios de 2021.

Gao Fu, jefe del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), agencia dependiente del Ministerio, ha señalado en declaraciones a la cadena de televisión local CGTN que las vacunas se encuentran actualmente en las fases dos y tres de los ensayos clínicos, por lo que podrían estar disponibles para una segunda ola de contagios.

Además, ha expresado que ya hay tres vacunas que han completado la primera fase de ensayos en China, mientras las autoridades estadounidenses estiman que el desarrollo de una vacuna podría tardar un año. De esta forma, Gao se ha convertido en el primer alto cargo chino en dar un plazo estimado para la obtención de una posible vacuna para el COVID-19.

“Estamos a la cabeza en el desarrollo de una vacuna y puede que la tengamos para un uso de emergencia en septiembre”, ha manifestado antes de señalar que “para su uso generalizado en la población habría que esperar hasta principios de 2021”. “Estas vacunas que se encuentran todavía en fase de ensayo se podrían utilizar en grupos específicos como el personal sanitario”, ha indicado.

“Su efectividad dependerá del proceso y el desarrollo”, ha señalado Gao. Sobre una posible mutación ha afirmado que al contrario que el virus influenza -que provoca la gripe-, se prevé que el coronavirus no mute con tanta frecuencia. China, donde se originó el brote de coronavirus en el pasado mes de diciembre, ha registrado 83.885 casos confirmados de coronavirus y 4.636 muertos.