Los trabajadores de la emisora escuela M21, vinculada a la empresa pública Madrid Destino y establecida durante el gobierno de Manuela Carmena en el ayuntamiento de Madrid, han puesto en manos de los tribunales sus contrataciones. 

El motivo es la irregularidad llevada a cabo al no haberlos convertido en fijos tras el periodo legal establecido. 

Las contrataciones de obra y servicio, como las que tenían los siete trabajadores de la emisora, no pueden durar más de tres años (con una posible ampliación de 12 meses a través de convenio colectivo) y, después de ese tiempo, se deben convertir en contratos fijos. 

Sin embargo, estos empleados han llevado su caso a juicio debido a que, por culpa de unos convenios que no respetaron los plazos, no han sido convertidos en fijos. 

En concreto, el convenio firmado en 2016 entre el ayuntamiento, en aquel momento gobernado por Carmena, la empresa Madrid Destino y la Agencia para el Empleo de Madrid tenía que tener una vigencia de tres años. 

No obstante, a pesar de haberse firmado en septiembre de 2016, se computó como primer año desde la firma hasta comienzos del año 2017, y la prórroga de tres años más se firmo en enero de 2019. 

Esta estrategia, que permitió asegurar una plantilla temporal para la radio, comenzó a ser denuncia por los trabajadores a principio de 2019, cuando fueron informados desde Madrid Destino de las irregularidades de su contratación. 

Cabe señalar, que ya ha habido una primera sentencia que ha dado la razón a la trabajadora que la interpuso. En este primer juicio el juez obligó a la empresa a que la persona fuera contratada de forma indefinida, sin embargo, según afirma la nueva dirección de Madrid Destino, las empresas públicas están limitas en cuanto a la contratación indefinida. 

A pesar de que el alcalde del Ayuntamiento de Madrid en estos momentos, José Luis Martínez-Almeida pretendía una reconversión de la emisora, la actual concejala de Cultura, Andrea Levy, informó que se ha decidido cerrar la emisora municipal.