croacia xenofobia inmigrantes
Fuente: Times of Israel

Bihać, capital administrativa del cantón de Una-Sana, perteneciente a la Federación de Bosnia Herzegovina, se encuentra a menos de 20 km de la frontera con la vecina Croacia. Desde allí, unos 5000 inmigrantes y refugiados esperan en improvisados campamentos el poder continuar el viaje que les ha llevado desde Irán, Paquistán o Gaza a querer alcanzar países como Francia, Alemania o incluso España.

Los inmigrantes que se encuentran en Bihać relatan golpes por parte de la policía del país vecino, Croacia, denegación de petición de asilo, insultos racistas y destrozos de sus pertenecías.

 Croacia, que desde junio de 2013 es miembro activo de la Unión europea, niega las acusaciones hacia sus fuerzas de seguridad y achaca a peleas entre los propios inmigrantes las heridas sufridas por estos.

Kolinda Grabar-Kitarović, la actual presidenta de Croacia, por el partido Unión Democrática es una de las dirigentes europeas partidaria de la expulsión de inmigrantes, del rechazo a los refugiados y del cierre de fronteras.

 La presidenta croata es partidaria de alzar vallas fronterizas para evitar la entrada de inmigrantes a tierras croatas, opuesta a la llamada asignación y reparto de la UE a cada país, niega la entrada a estos, solicitudes de asilo negadas continuamente o la modificación de la Ley de Extranjería que niega salud, vivienda o alimentos.

 Kolinda Grabar-Kitarovic fue fotografiada en Canadá acompañada por un grupo de nacionalistas bosnios junto a la bandera del antiguo Estado Independiente de Croacia, el gobierno títere de la Alemania nazi que existió durante la IIGGMM en Croacia, liderado por la organización militar fascista Ustasha. El gabinete de prensa de la presidenta comentó que no había nada cuestionable en la imagen.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.