Que amigos de la izquierda chupi-progre acaben hartos de sus líderes.

Que incluso gente renegada de la izquierda, incluyendo la que ha votado o piensa votar a la derecha, esté deseando no tener que caer en algo así para expresar su hastío, ante tanta gilipollez.

No sé yo, pero esto parece una oportunidad; a medio-largo plazo, pero una oportunidad.

Por Javier Ballstoucher