desaparecen máster Casado
Fuente: El País

La titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, ha reimpulsado el ‘caso máster’, centrándose en el recién proclamado presidente del PP, Pablo Casado. Una vez zanjada la parte relativa a la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes, la magistrada ha procedido a imputar a tres compañeras de estudios de Casado y ha reclamado un informe a la Guardia Civil sobre los cargos públicos o “la especial vinculación con partidos políticos” que los cuatro tenían en el curso 2008-2009 cuando convalidaron créditos para obtener el máster.

Lo que está claro es que a Casado le resultó asombrosamente fácil su máster entre 2008 y 2009 en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), cuando era diputado autonómico en Madrid y estaba a punto de ser director de gabinete del expresidente Aznar, un contacto que seguro que le facilitó su “carrera estudiantil”.

Le convalidaron 18 de 22 asignaturas y en las cuatro restantes, ni conoció a los profesores, sin embargo, sacó todo sobresalientes con cuatro trabajos de un total de 92 folios que hizo sin consultar a nadie y dejó en un despacho. Su único argumento siempre ha sido la ingenuidad: hizo lo que le dijeron y no le pareció raro. Quien le propuso tan ventajosas condiciones fue el catedrático Enrique Álvarez Conde, organizador del máster y el principal imputado en el caso Cifuentes, que parece que va a volver a visitar a los juzgados.

El 2 de agosto ya estaban citados como imputados Álvarez Conde, que se negó a declarar ante la jueza en relación con el máster de Cifuentes, y la profesora Alicia López de los Mozos. A los dos les pide que antes de ese día aporten los trabajos que realizó el presidente del PP para ser evaluado en los 20 créditos no convalidados. A la URJC no le constan en sus archivos.

En las primarias no se ha hablado de ello, no fue un arma arrojadiza por sus adversarios en las primarias, y los compromisarios daban el caso por resuelto. Es más, en el PP creen que el asunto se quedará en nada y, en todo caso, que al votante no le preocupa.

El caso ha seguido creciendo en los últimos meses con un continuo de informaciones que cuestionan todo su currículum al completo. Títulos inflados en Estados Unidos, como el famoso postgrado de Harvard que en realidad fue un curso de tres días en Aravaca.

Si hace unos días volvía a la plana mediática el caso de Cifuentes, ahora vuelve con Pablo Casado, evidenciando una vez más cómo consiguen algunos en este país la educación a base de talonario e influencias.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.