La brecha entre ricos y pobres no para de aumentar en nuestro país: se dobla el número de personas millonarias y el riesgo de pobreza aumenta. 

En concreto, 611 españoles, el doble que hace una década, declaran tener más de 30 millones de euros, mientras las rentas de los trabajadores crecen de manera muy lenta y la parte de la población en situación o riesgo de pobreza se mantiene por encima de un estremecedor 21%.

A partir de los datos de la última edición de la Estadística de los Declarantes del Impuesto de Patrimonio, que la Agencia Tributaria hizo pública este martes, junto con los datos de la Encuentas de Condiciones de Vida que lanzó el Instituto Nacional de Estadística (INE) hace tan sólo unas semanas, extraemos otra prueba más de cómo se están intensificando los desajustes del sistema económico y de las estructuras sociales en España.

El patrimonio de los ricos se dispara en más de 130.000 millones de euros y se incrementa un 24,5% desde 2014. Sin embargo, las rentas de los hogares no alcanzan un aumento del 9% desde entonces y la tasa de pobreza permanece prácticamente congelada para seguir afectando a más de la quinta parte de las familias españolas.

Si se coge como referencia la cifra de quienes tienen que pagar en el Impuesto de Patrimonio, en España hay 175.418 ricos. Estos poseen, como mínimo, una fortuna de 700.000 euros en la que no se incluyen 300.000 de los que pueda valer su vivienda habitual ni tampoco otros bienes exentos de tributación, que suman un valor de 31.069 millones.

Además, 60.337 personas en 2017 declararon un patrimonio superior a 1,5 millones de euros. Este hecho supone un aumento de 5.655 en tan sólo cuatro años. Cabe destacar también que la misma Agencia Tributaria revela también que, en ese mismo periodo, los contribuyentes que declaran una fortuna superior a los 6 millones de euros pasaron de 5.940 a 7.092, con un incremento del 19,4%. Sin embargo, llama especialmente la atención la irrisoria presión fiscal a la que están sometidas estas fortunas, ya que las cuotas devengadas por el Impuesto de Patrimonio en 2017 suman 1.111.980.310 euros, lo que no supone más que el 0,16% del valor de los bienes declarados.