Cuando las personas se encuentran en una “situación de pobreza” las atenciones recibidas son significativamente menores y así lo demuestran los datos. 

Las condiciones económicas de la población determinan en gran medida la atención sanitaria que se recibe. En concreto, el informe denominado “Desigualdad en la Salud” y desarrollado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN España) señala que el 50% de las mujeres que se encuentran en situación de pobreza no se han realizado nunca una mamografía. Esta cifra destaca al ser un 30,7% mayor respecto al porcentaje que no lo ha hecho cuando la mujer no se encuentra en esa situación económica. 

Dicho informe pone de manifiesto cómo la atención sanitaria es diferente según la capacidad económica de la persona, afectando negativamente a aquella población que está en “situación de pobreza”. Además, el estudio también establece evidencias de que, cuando se está en dicha situación, el estado de salud es más deficiente debido a la dificultad para acceder a productos como la fruta y las verduras frescas, la carne o el pescado. 

Cabe señalar que también existen diferencias en salud en función de la Comunidad Autónoma en la que se resida, ya que, por ejemplo, Galicia, Asturias y País Vasco son en las que más porcentaje de población percibe su salud. Mientras, Murcia, Comunidad Valenciana, Andalucía y Canarias son las comunidades en las que más población ha requerido de asistencia sanitaria y no la ha recibido por causas económicas. 

Por ello, en la presentación en la que se han hecho públicos estos datos, se ha señalado la necesidad de que se establezca un sistema sanitario universal efectivo, debido a que el acceso a los medicamentos recetados es una de las problemáticas que más presenta la población que sufre la precariedad y las dificultades económicas.