La Guardia Civil ha detenido a un empresario agrícola de la localidad de Palos de la Frontera (Huelva) como presunto autor de un delito contra los derechos de los trabajadores, ya que supuestamente tenía empleados en su finca en situación irregular.

Las investigaciones han sido llevadas a cabo por agentes de la Guardia Civil del Equipo de Atención al Inmigrante (Edati), que tienen como misión informar a los inmigrantes de sus derechos, atender sus demandas y necesidades en materia de seguridad, facilitarles la tramitación de documentos y velar por el cumplimiento de la normativa laboral de sus contrataciones.

La Guardia Civil tuvo conocimiento de que un varón subsahariano en situación irregular manifestaba estar trabajando en una finca junto a un grupo de al menos otras diez personas sin tener ninguna autorización para residir y poder trabajar en España, adeudándole además el empresario una gran cantidad de dinero como parte de su salario.

Los agentes, junto con inspectores de Trabajo de Huelva, realizaron una inspección en la explotación agrícola y localizaron a once trabajadores, entre los cuales se identificaron a ocho personas en situación irregular y que confirmaron vivir la misma situación manifestada en un primer momento por el denunciante, procediéndose a la detención del dueño de la finca el pasado 31 de enero.