Ha tenido lugar este miércoles en Madrid la detención de un iraquí de 71 años con nacionalidad española, investigado por la Audiencia Nacional, financiaba el retorno a Europa de miembros de la organización terrorista DAESH, conocidos como “foreign fighter”, enviando sistemáticamente dinero a Siria.

La investigación policial le sitúa como presunto miembro del aparato de financiación de la organización. Concretamente, se le considera especialista en remesas para financiar el retorno de terroristas a países europeos como España, Bélgica o Francia.

El dinero en cuestión procede de simpatizantes del DAESH que colaboran económicamente, y que forman parte de una estructura de financiación, vinculada con multitud de países árabes, como pueden ser Siria, Irak, Marruecos, o Líbano, pero también países europeos (Francia, Bélgica,Holanda, Suecia, Noruega y Turquía).

Los métodos empleados para realizar este tipo de envíos ilegales de dinero son varios, pero el más habitual es el “hawalla”, un sistema de transferencia de fondos informal que te permite actuar al margen del sistema financiero y enviar dinero a cualquier parte del mundo sin supervisión administrativa.