La presidenta popular de la Comunidad de Madrid ha tildado el aborto como un “fracaso” pero la portavoz de Vox madrileña, ha defendido que el aborto ha provocado en el último año “19.000 condenados a muerte”

Este jueves se ha dado una confrontación entre el Partido Popular y Vox en la Cámara madrileña, concretamente entre Isabel Díaz Ayuso, presidenta popular de la Comunidad de Madrid, y Rocío Monasterio, portavoz de Vox, por la cuestión del aborto, provocando una confrontación política entre dos formaciones que en Madrid parecían muy unidas.

Después de ser preguntada por la portavoz de Unidas Podemos sobre la cuestión, la presidenta popular de la Comunidad ha declarado: “Para mí, el aborto no es un derecho, ni tampoco un delito, es un fracaso, porque el embarazo no deseado se puede evitar” pero ha garantizado que da paso a “la libertad para decidir en un sentido o en el otro”. “No voy a perseguir a nadie por abortar, pero tampoco lo voy a fomentar”.

Esta posición del Partido Popular no parecía ser suficiente para sus socios de Gobierno: Monasterio, la portavoz de Vox en la Comunidad, reclamaba que llevaran a cabo “medidas concretas” contra el aborto, ya que, según la portavoz, dejó “19.000 condenados a muerte” el año pasado.

Ante estas declaraciones, la presidente popular ha contestado vacilando a Monasterio que “Dios no me hizo perfecta y por eso no soy de Vox”. Después ha afirmado atacando tanto al partido ultraderechista como a Podemos “No tengo potestad de estar en cada casa, en cada rincón de cada familia para decirles cómo tienen que vivir que es precisamente como entienden las cosas desde Vox o desde Podemos”.

Además de su conflicto con el partido de Abascal, Ayuso también ha atacado a Podemos argumentando que el feminismo para este partido es “el feminismo desde el odio”. En cuanto a la cuestión del aborto ha declarado que no lo piensa perseguir, pero tampoco fomentar, que debería ser “legal, seguro y muy poco frecuente”.