El profesor e investigador Mauro Ferrari, Presidente del Consejo Europeo de Investigación (European Research Council o ERC), ha anunciado su dimisión debido a su desacuerdo con la Unión Europea por la gestión que se está haciendo de la crisis sanitaria.

Ferrari, quien ejerce el cargo de presidente desde el 1 de enero de este año, ha renunciado a su cargo tras su fracasado intento de persuadir a Bruselas para elaborar un plan de acción científico a gran escala para una lucha en común contra el coronavirus.

“Me ha decepcionado mucho la respuesta europea al COVID-19”, ha señalado al medio británico. “Llegué al ERC siendo un ferviente defensor de la UE, pero la crisis del COVID-19 cambió por completo mis puntos de vista, aunque los ideales de colaboración internacional continúo apoyando con entusiasmo”. Mauro avisó de la necesidad de un programa conjunto para parar la expansión del virus en Europa, de hecho, su disputa con la Comisión Europea comenzó a principios de marzo, cuando era “evidente” que la pandemia sería una “tragedia de proporciones posiblemente sin precedentes”.

Tras la renuncia, Ferrari continuará siendo profesor afiliado en la Facultad de Farmacia de la Universidad de Washington, en Seattle, donde planea establecer una iniciativa de investigación internacional para luchar contra el COVID-19 en Estados Unidos.