La Ejecutiva regional de Vox en Murcia, única comunidad autónoma donde el partido de ultraderecha venció logrando tres diputados, ha presentado su dimisión conjuntamente debido a la sobrecarga de trabajo generada por el crecimiento del partido en la región.

Murcia fue la única región en la que Vox ganó las elecciones, donde logró tres de los diez diputados en disputa; el PP obtuvo otros 3, al igual que el PSOE, correspondiendo el décimo representante a Podemos-Izquierda Unida.

Al haberse producido la dimisión en bloque del comité murciano de Vox, la dirección nacional del partido nombrará una gestora cuyos miembros se harán cargo de la dirección provincial hasta abril, cuando se celebren nuevas elecciones internas.

La causa de esta dimisión es el exceso de trabajo, como consecuencia del crecimiento del partido, y la necesidad de que los participantes de la anterior dirección, de los que tres de sus cinco miembros son diputados regionales, se puedan dedicar con mayor intensidad al trabajo parlamentario.

Poniéndole cifras, Vox ha pasado de 140 a 2.600 afiliados en toda la comunidad, un incremento del 1500 por cien en su militancia.

Según han informado a los coordinadores municipales del partido y ediles en la región, tras el éxito de las elecciones en Murcia, Vox necesitaba cambiar su organización para incorporar una dirección con mayor recorrido y poder responder así a las nuevas exigencias.