Los ex diputados del partido han abandonado sus cargos y lanzado intensas críticas a éste, culminando así varios meses de fugas políticas. 

Malena Contestí, diputada nacional por el partido de ultraderecha, ha dejado esta semana su puesto en la diputación nacional haciendo también una crítica a su antigua formación. Esta dimisión no ha sido un caso aislado: desde las elecciones generales del 28A, el partido de Abascal ha tenido que afrontar una crisis interna. 

Las distintas dimisiones en varias autonomías del país han hecho que Vox llegue a su mitin principal en Vistalegre de este domingo dividido y teniendo que afrontar críticas polémicas. 

La más dura ha sido la de Contestí, que en una rueda de prensa declaraba que dejaba su acta de diputada porque en el partido se dedican a “criminalizar a la mujer, ser homófobos y extremistas”. “La ilusión inicial se ha tornado poco a poco en una profunda decepción”. 

Las dimisiones en Cáceres, Castilla-La Mancha o Valencia son sólo algunas de las numerosas bajas que ha sufrido Vox, y se ha visto obligado en algunas concejalías, como la de Albacete o Zamora, a organizar comisiones gestoras hasta que sean capaces de reorganizar su cúpula directiva.