Hasta un 55% de los implicados en los siniestros en verano son jóvenes de entre 15 y 30 años El resto del año la cifra de jóvenes implicados es un 45%, pero en verano los números aumentan considerablemente.

Con la noche y altas horas de la madrugada llegan las peores cifras: hasta un 31% de los accidentes producen casos mortales, y un 53% de estos son, de nuevo, personas jóvenes. Los datos apuntan al intervalo entre las 6 y 9 de la mañana, las llamadas horas brujas, donde se producen la mayor parte de las tragedias.

También es un hecho que los varones tienen hasta 4 veces más posibilidades de sufrir un accidente que ellas, aunque los expertos apuntan a una causa más concreta: el consumo de drogas como ocio junto con la falta de leyes que promuevan alternativas de ocio sanas.

El alcohol se presenta como la droga más común e implicada en un mayor número de accidentes de tráfico y, a pesar de los esfuerzos de las autoridades aumentando los controles de alcoholemia, esto no parece solucionar el problema.

La cocaína, a la cabeza de las denominadas “drogas duras”, también es la gran protagonista de este año. Alrededor de 42.000 incautaciones de esta droga tuvieron lugar cada año desde 2017 según los últimos estudios realizados por el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías.

Estos problemas con las drogas y la conducción, junto con el factor determinante de una mayor afluencia de turismo en fechas veraniegas, agravan una de las principales causas de muerte no naturales de nuestro país.