El gasto en narcóticos supera los 20 millones de euros diarios en nuestro país. Mientras que la oferta aumenta, los precios de estupefacientes como la cocaína y los derivados de la anfetamina disminuyen gracias a la superproducción de América Latina y Europa.

Según explicaron fuentes policiales, la recuperación económica, el aumento de la ocupación y la ligera mejora de las rentas han sido los principales motivos del escandaloso aumento por el lado de la demanda, coincidiendo, según esas fuentes, por el de la oferta con una superproducción de cocaína en Latinoamérica que ha llevado a las organizaciones que operan desde este subcontinente a hundir los precios y a inundar de estupefacientes el mercado y, al mismo tiempo, con una situación similar en países europeos como Holanda con la fabricación de derivados de la anfetamina como el “éxtasis”, el “speed” y el MDMA. 

Y es que, según recoge la Clasificación del Gasto en Consumo Final de los Hogares del INE (Instituto Nacional de Estadística), complementada con las recién publicadas Cuentas de los Sectores Institucionales, en el año 2018 los españoles gastaron en drogas 7.436 millones de euros al año, 143 euros por semana, algo más de veinte cada día.

Resulta llamativa la rapidez con la que ha progresado este registro en los últimos tres años, tras el retroceso de algo más de mil millones de euros que se dio desde 2009 y hasta el año 2013.

El gasto en otras sustancias, como las bebidas alcohólicas, incluyendo el vino y la cerveza, es superior al de los narcóticos, pues supuso un gasto de 8.095 millones el año pasado. Además, los datos del INE diferencian también los estupefacientes de las medicinas de uso legal, cuyo consumo por parte de las familias españolas el año pasado fue de 12.866 millones de euros.