Un estudio concluye que en España el acceso a la pornografía se adelanta a los 8 años y se generaliza a los 14, siendo su visualización habitual en el 70% de los jóvenes. Los expertos no dudan en vincularlo con el aumento de las agresiones en manada, las prácticas sexuales de riesgo y el consumo de prostitución.

La investigación titulada “Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales” ha sido elaborada por la Universidad de las Islas Baleares y la red Jóvenes e Inclusión Social, en base a casi 2500 encuestas realizadas a jóvenes de entre 16 y 29 años de siete comunidades autónomas.

El 87% de los chicos y el 54,8% de las chicas han consumido alguna vez pornografía. Los grandes consumidores pues, son los chicos, y hasta el 30% reconoce ser adicto o estar en camino de serlo. La mayoría de los varones comienza a hacerlo a los 14 años, pero hasta un 25% se inicia antes de los 13 y se han detectado numerosos casos de inicio a los 8. Esto se produce principalmente por la temprana familiarización con la tecnología móvil y el bombardeo constante de publicidad de contenido erótico en la red.

Del mismo modo, el estudio explica que el impacto de la pornografía es mayor entre la población masculina, sobre todo debido a las consecuencias negativas en las relaciones interpersonales y de pareja. Uno de los efectos es el desarrollo de la denominada “cultura de la pornografía” como parte de la socialización de los adolescentes y jóvenes. El 50% de los jóvenes reconoce que ha incrementado las prácticas sexuales de riesgo a consecuencia de esta cultura: sexo sin preservativo, con diversas parejas, con violencia o asfixias, etc. La pornografía normaliza este tipo de prácticas sexuales, lo que crea una imagen irreal, según los autores del estudio.

Otra grave consecuencia detectada es la del importante aumento del consumo de prostitución entre los jóvenes. El 46,7% de los encuestados afirma haber recibido ofertas sexuales mientras consumía pornografía y un 4,5% de los varones confiesa que ha pagado por tener sexo o que va a hacerlo. Esto significa que al menos 300 000 chicos españoles de 16 a 29 años se ha iniciado en la prostitución a través de las webs de pornografía; cifra que podría ser mucho más elevada, puesto que hasta un 25% de los encuestados no quiso contestar a esta pregunta.

Por último, el estudio indica que casi el 80% de los jóvenes dice no haber recibido una educación afectivo-sexual satisfactoria, lo que a su vez, lleva a que tres de cada cuatro adolescentes identifique estas imágenes y productos como su principal fuente de educación sexual.