Estados Unidos ha comenzado el proceso legal para retirarse del Acuerdo de París, el pacto global más significativo actualmente que pretende frenar el calentamiento global a través de una serie de medidas a nivel mundial. 

Tras varias negociaciones por parte de EEUU y China, el 4 de noviembre de 2016 entró en vigor este acuerdo, donde casi 200 países fijaron sus propias medidas para frenar la contaminación producida por los gases de efecto invernadero. El Acuerdo de París también incluía que ninguno de los países miembros podría retirarse los tres primeros años, por ello Trump no solicitó la retirada de Estados Unidos hasta ahora. 

La presentación de la retirada de este pacto se produjo este lunes a las Naciones Unidas, y entrará en efecto un año después de la notificación, justo el día después de las elecciones.