sanciones, irán
Fuente: laRepublica

Desde mayo de este año, cuando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunciara la retirada del acuerdo nuclear de 2015 con Irán junto a la reimposición de las sanciones, el país asiático ha visto muy afectada su economía a causa de medidas como la restricción del comercio de metales y oro y de las transacciones entre ambos.

A raíz de estas medidas, muchas empresas extranjeras en Irán han decidido cerrar o reducir sus negocios y frenar las exportaciones hacia el país, además de la devaluación de la moneda nacional, que ha perdido dos tercios de su valor respecto al dólar.

Es por ello que la situación no ha tardado en causar el descontento de la población iraní, la cual ha salido a las calles para protestar por la situación que están viviendo, a lo que el gobierno ha respondido con pequeñas reformas y concesiones como intento de apaciguar la situación interna.

Parece que esta guerra económica no va a acabar, ya que se esperan más sanciones por parte de EEUU para los próximos meses, en lo que parece ser un tira y afloja sin fin que va mucho más allá que un conflicto meramente de Irán; se trata de un conflicto entre bloques imperialistas, ya que éste no ha dudado ni duda en buscar apoyo en sus aliados chinos y rusos.

Mientras estos dos bloques antagónicos llevan meses siguiendo un conflicto económico que cada vez parece más claro que su único desenlace va a ser un conflicto bélico, la Unión Europea va en busca de pactos y alianzas no solo con Estados Unidos; sino que, en este caso, ha condenado como ilegítimas las sanciones de EEUU a Irán y ha afirmado que hará todo lo posible para proteger a las empresas europeas que se encuentran en el país.

Sigue a Diario Raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, YouTube.