Adolfo Fraguas, director de los servicios jurídicos de BBVA, se ha sentado este miércoles por tercera vez para responder las preguntas de la Fiscalía Anticorrupción sobre los acuerdos firmados por más de 13 años con empresas de José Manuel Villarejo.

Los acuerdos entre la entidad bancaria y Villarejo se registraron como un contrato que prestaría servicios por informes y análisis mensuales de riesgos de seguridad, por los que BBVA pagó 50.000€ mensuales a la mercantil Club Exclusivo de Negocios y Transacciones durante la segunda mitad del 2016, llegando pagar el doble posteriormente.

Además, dentro de los 50.000 euros mensuales, Cenyt tendría que asesorar y vigilar ante las situaciones de crisis en las que se viera envuelta BBVA. A pesar de que esta relación habría acabado en 2016, existen indicios de que se prolongara hasta finales de 2017.

Este contrato es uno de los temas que se ha tratado en el interrogatorio al BBVA, que ha sido imputado como persona jurídica por los delitos de corrupción y cohecho por los que ha comparecido Adolfo Fraguas como responsable de servicios jurídicos.

En los interrogatorios, Fraguas ha afirmado desconocer información sobre ciertos asuntos y que de los contratos se encargaba el servicio de seguridad dirigido por Corrochano, así como ha insinuado que la dirección sabría de la existencia de toda esta situación y ha trasladado la responsabilidad a Antonio Béjar, jefe de riesgos.